Animales en apuros en las redes sociales

Animales en apuros en las redes sociales

Las que colgáis habitualmente casos de animales abandonados en redes (hablo en femenino, porque la mayoría sois mujeres), sabéis que siempre son las mismas personas las que le dan a compartir.

La mayoría ya están saturadas. Ni ellas, ni su entorno cercano, pueden meter a nadie más en casa, de forma que se crea un círculo vicioso de gente de buena voluntad que, por mucho que quiera, no puede ayudar.

Para conseguir que nuestras publicaciones salgan de ese bucle y lleguen al mundo exterior, vale la pena intentar cuidar algunos detalles.

Escribe lo mínimo, pero escribe lo importante.

Esto es lo que, en mi opinión, no debería faltar en una buena publicación:

Seguir leyendo “Animales en apuros en las redes sociales”

La vejez y mis perras

La vejez y mis perras

¿Cómo ha podido ocurrir tan rápido, si hace cuatro días estabais destrozando camitas y jugando sin parar?

Nuna, la que siempre me mira, y Baby, su inseparable hermana, se han convertido en dos venerables ancianas.

No es que no lo hubiésemos notado, hace tiempo que las señales eran claras. Pero de pronto nos ha entrado el vértigo y aquí estamos las tres, disfrutando con una ternura casi dolorosa de una etapa que, por su vulnerabilidad y su dulzura, es diferente a cualquier otra.

Seguir leyendo “La vejez y mis perras”

Vacaciones sin coche y con una perra de 32 kg – Primera parte

Vacaciones sin coche y con una perra de 32 kg – Primera parte

Este verano Nuna y yo queremos hacer un viaje de chicas. Las dos solas. Es especial, porque podría ser nuestra última aventura juntas.

Nuna es rubia, tiene 13 años y pesa 32 kg.

Si tienes perro y no tienes coche, bienvenida al mundo de susto o muerte: puedes resignarte y quedarte todo agosto dando vueltas a la manzana de tu casa, o empezar a pedir favores.

¿Realmente no hay más alternativas?

Seguir leyendo “Vacaciones sin coche y con una perra de 32 kg – Primera parte”

A cara de perro: 5 reflexiones de una animalista bienpensada

A cara de perro: 5 reflexiones de una animalista bienpensada

Si buscas respuestas en este post, no sigas leyendo. En este asunto tengo más dudas que certezas y, como en todos los temas complejos, muchos grises.

Ojalá alguien con criterio – y más ganas de ayudar a los animales que de tener razón – me muestre los puntos en los que mi pensamiento es erróneo.

Ahí van mis 5 reflexiones sobre el primer capítulo de “A cara de perro”:

Seguir leyendo “A cara de perro: 5 reflexiones de una animalista bienpensada”

El alto precio de los collares de castigo

El alto precio de los collares de castigo
  • Los collares de castigo para perros están prohibidos en muchos países, así como en Barcelona y Madrid. Sin embargo, se siguen vendiendo e incluso están de moda.
  • Estos artilugios les provocan daños físicos y psicológicos. La solución: dejar de usarlos y recurrir a los estímulos en positivo

Imagínate caminar por un lugar lleno de estímulos que te ponen nervioso, te dan miedo, te excitan o te provocan una gran curiosidad. Alguien te agarra con fuerza de la mano, por lo que no puedes apenas avanzar, acercarte a las cosas que te interesan, ni huir de las que te dan miedo. Cada vez que tratas de hacer algún movimiento, ese alguien te aprieta la mano, te clava unos pinchos o te da una descarga eléctrica. Imagínate que eso ocurre cada vez que sales a la calle, día tras día, continuamente.

Seguir leyendo “El alto precio de los collares de castigo”

Españoles en el mundo, emigrantes de cuatro patas

Carinha de Sabine Gruhn
Carinha vivió con su familia alemana hasta su fallecimiento. Foto: Sabine Gruhn

Desde que vivo en Hamburgo me los encuentro a menudo. Pasean por los bosques, se bañan en el río, visitan los restaurantes, viajan en metro y van de tiendas. Algunos te saludan, otros dan un rodeo para evitar el contacto. Todos son diferentes, pero todos tienen algo especial que los hace inconfundibles. Comparten un pasado de penurias y un futuro prometedor. Y tienen unos acompañantes humanos orgullosísimos de contarte su historia de esperanza y nuevos comienzos. Son los -perros- españoles en el mundo.

Se llamaban Rápido, Sancho, Felicidad, Rayo, Gitano, Dorada o Careto. Nadie sabe exactamente cuántos son, no hay estadísticas que se ocupen de ellos. Jessica Eckelkamp, de la asociación alemana Galgo-Hilfe, tampoco tiene las cifras exactas. “Calculo que son miles anualmente los perros que llegan a Alemania, y de ellos quizás un 10-20% viene de España. Muchos llegan también de Grecia, Rumanía, Italia y el resto de países del Este”.  Seguir leyendo “Españoles en el mundo, emigrantes de cuatro patas”