Me gusta la gente con experiencia profesional y me fascina la gente con experiencia vital.

La Dra. Kübler-Ross solía decir que las personas más hermosas eran aquellas que habían conocido la derrota, el sufrimiento y la pérdida. Aquellas que encontraron la forma de salir de las profundidades.

“La gente bella no surge de la nada”

No se puede ser un profesional extraordinario sin ser una buena persona. Rodéate de gente empática, que las haya pasado canutas y que haya aprendido de los golpes.

Son ellas las que van a tratar a tus clientes como se merecen y van a hacer crecer tu proyecto desde la autenticidad.

Estas son solo algunas cosas que a mí me han hecho crecer:

Cuidar de alguien vulnerable

Puede ser un bebé humano, un animal abandonado, o tu madre. Cuidar de un ser vulnerable te pone al límite. Saca lo mejor y lo peor de ti.

Hay mucho romanticismo alrededor de este punto, pero los cuidados son una de las tareas más duras, y más importantes, de la vida.

Sin embargo, no hay evolución personal sin haber aprendido a sacrificarse por alguien que no podrá hacer nada para devolverte el favor.

Vivir en el extranjero

Es la versión más literal de salir de la zona de confort. Las cosas más simples, como comprar el pan, se convierten en un verdadero desafío. Te sientes como un niño en una conversación de adultos.

Si lo has vivido, sabes de qué te hablo. Y también sabes cuánto te ha hecho crecer.

Si no, quizás estás a tiempo. Sea como sea, no subestimes el mérito de aquellos que lo han hecho. Míralos con nuevos ojos y valora su sabiduría, más allá de los títulos.

Haber pasado miedo existencial

El miedo puede tener muchas caras: precariedad, dolor, soledad.

Como sociedad, no solemos estar a la altura ante situaciones como la pérdida de empleo, una separación de pareja o la enfermedad. Los apoyos escasean y la gente se aleja, escondiéndose tras una prudencia mal entendida.

Aquellos que han superado alguna, o varias, de estas situaciones han aprendido a distinguir el grano de la paja. Lo esencial de lo accesorio. Son héroes.

Sufrir discriminación

Edad, apariencia, color de piel, género, sexualidad, distintas capacidades… hay muchos motivos para hacerte sentir fuera de la norma y la colectividad no pierde la ocasión de hacerlo.

A veces, desde edades muy tempranas, tienes que desarrollar cualidades extraordinarias y demostrar el doble.

Por eso me gusta la gente sabia. La que ha conseguido convertir en evolución las dificultades integrándolas, asumiéndolas y creciendo con ellas.

¿Qué otras experiencias os han hecho crecer?

“Las personas más bellas con las que me he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido el sufrimiento, conocido la lucha, conocido la perdida, y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas  personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa. La gente bella no surge de la nada” 

Elizabeth Kübler-Ross

Anuncios

2 comentarios en “La gente bella no surge de la nada

  1. Suena el río, cuando lleva agua. Aunque a veces no ha saltado ninguna una cascada.
    El pequeño arroyo ha crecido en el amor.
    ¿Verdad, mamá? ¿Verdad, papá?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s