Me confieso culpable.

A pesar de que Alejandro Sanz era, también para mí, lo más opuesto al veganismo, acabo de darle un like a su anuncio en tuiter de que lleva un mes comiendo vegano y se encuentra de maravilla. Y os voy a explicar el porqué:

Captura de pantalla 2017-03-09 a la(s) 10.45.46

Las contradicciones

Todas hemos visto las famosas fotos de Alejandro en los toros y parece un hecho probado que cuenta con muchos toreros entre sus amistades. También se ha analizado recientemente el contenido sexista de sus letras que, afortunadamente, empezamos a mirar con otra conciencia.

Pero no seré yo, que compré a mi primera perra en un criadero, quien se atreva a juzgar la (in)coherencia ajena. ¿Alguna de vosotras usa lentillas? ¿Qué tinte os ponen en la peluquería? ¿Qué pasta de dientes utilizáis?

En demasiadas ocasiones me sorprendo a mí misma persiguiendo una pureza que es, a día de hoy, inalcanzable. Creedme, entiendo y comparto las posturas que van a la raíz. Pero hay ocasiones en las que hay que poner el punto de mira un poco más lejos, relajarse, contar hasta diez antes de escribir y volvernos más prácticas.

La repercusión

Imaginad a una cerda en una jaula de gestación. No puede moverse y no va a salir de ahí en toda su vida. Muerde desesperada los barrotes, aplasta a sus hijos.

Imaginad a esa cerda leyendo el tuit de Alejandro Sanz, una de las personas más influyentes y admiradas del mundo de habla hispana. ¿Creéis que esa cerda diría: ¡No! ¡El veganismo es una postura política, Alejandro, tus motivaciones no son lo suficientemente sólidas! ¡Sigue comiéndote mis patas, por coherencia!?

Sería cómico si no fuera tan devastador.

cerda jaula gestacion

Tenemos la ocasión de poner el veganismo en el centro de la comunicación y la desaprovechamos, convirtiéndolo en algo oscuro, amargado y poco amable. Sigamos machacando a los referentes públicos cuando hacen alarde de especismo y participan activamente en el maltrato animal. Pero, por favor, no lo hagamos cuando se acercan a nosotras. Necesitamos menos juicios y más manos tendidas.

Yo también persigo un mundo más justo para todas. De hecho, me levanto cada día pensando en cómo mejorarlo. Yo también creo que el veganismo – como todas las decisiones que tomamos en nuestra vida – es una postura política, mucho más que una dieta.

Pero yo también hice mi proceso, que no termina nunca, y estoy dispuesta a abrazar a todas aquellas que estéis iniciando el camino. Sea por el motivo que sea, dure el tiempo que dure, porque estoy segura de que la cerda de mi jaula lo celebraría conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s