¿Quién rescató a quién? La mágica historia de Xena y Jonny

  • Xena, una cachorrita brutalmente maltratada y Jonny, un pequeño de 8 años afectado de autismo, están viviendo una preciosa historia de amor y amistad que conmueve al mundo.
xenaquiensalvoaquien
Xena y Jonny

Cuando Linda Hickey empezó a colgar fotos y vídeos de su hijo junto a la ya famosa Xena en la página que la perrita tenía en Facebook, no mencionó a los miles de seguidores que Jonny era autista. “Se enamoraron de él sin juzgarle” declaraba, “y siguieron queriéndole igual cuando se enteraron. Eso me emocionó mucho”.

Ahora, sólo unos meses después de su primer encuentro, Jonny y Xena son un fenómeno en la red y se han convertido en los mejores embajadores de las causas del autismo y de la protección animal. El pequeño lo explica muy bien en un conmovedor vídeo: “mi nombre es Jonny y esta es mi perrita, Xena. Bien, a mi Xena le hizo mucho daño gente no muy buena. Y yo tengo autismo. Por eso creo que hacemos un equipo perfecto para hacer correr la voz de que sean amables con los animales y con los niños como yo”. 

Todo empezó el pasado septiembre, cuando Xena, una cachorra cruce de Pit Bull y Stafordshire de unos 4 meses de edad, apareció moribunda en un arcén de la carretera en Georgia. La encargada del equipo de rescate que la recogió declaró no haber visto en sus 12 años de experiencia un caso tan terrible. La pequeña estaba totalmente famélica, deshidratada y con el hocico lleno de heridas, probablemente por haber empleado sus últimas fuerzas en tratar de escapar de sus torturadores.

Xena medio muerta
El estado de Xena impactó a sus rescatadores. La policía busca pistas de quién la maltrató tan brutalmente.

Solo pesaba 2,73kg cuando la encontraron y la voluntaria que la recogió no tenía esperanzas de que superara la primera noche, pero Xena no estaba dispuesta a rendirse, el destino tenía grandes planes para ella. La pequeña luchadora salió adelante gracias a los cuidados de la Asociación Friends of Dekalb Animals y su rápida y asombrosa recuperación le valió el nombre de “Xena, la cachorra guerrera”.

Xena medio muerta 2
Xena pasó sus primeros meses de vida en una jaula, sin apenas alimento ni cuidados

Con el fin de dar a conocer su dura historia y de buscar una familia para ella y otros animales abandonados, los cuidadores que la atendían crearon enseguida su propia página de Facebook , sin llegar a imaginar que la carita de la cachorra guerrera daría la vuelta al mundo y se convertiría en fuente de amor e inspiración para miles de personas.

Linda, que ya tenía otros dos perros adoptados, conoció el caso a través de la red y decidió llevar a su hijo a un evento organizado por la asociación, en el que la cachorrita guerrera estaría presente. Aquel 11 de febrero, ya totalmente recuperada, moviendo la cola sin parar y ataviada con un gracioso jersey, Xena era la absoluta protagonista del acto. Cuando Jonny y su familia se acercaron, se produjo la magia: Xena se lanzó a saludarles como si supiera que ella era la pieza que faltaba para convertir aquella manada en absolutamente perfecta.

Los 8 años anteriores a conocer a Xena no fueron fáciles para Jonny. Apenas se comunicaba, no se relacionaba bien y pasaba la mayor parte del tiempo solo. Aunque era capaz de hablar y de leer, las situaciones sociales le provocaban malestar y prefería estar inmerso en sus propios pensamientos, realizando alguna actividad, habitualmente en silencio. Pero la conexión con Xena le ha dado una confianza en sí mismo que su familia califica de milagrosa. “Ahora no calla” declaraba Linda a la revista Today “nunca lo había visto tan feliz en sus 8 años de vida”.

Xena y Jonny en el coche
Desde el primer día, Linda decidió llevar a Xena al colegio a recoger a Jonny. Ella se sentó en su regazo y… ya no ha vuelto a ir en otro lugar.

Muchas familias afectadas y muchos profesionales que trabajan día a día con esta enfermedad saben que la relación con animales tiene efectos terapéuticos. Estudios han revelado que los niños con autismo se muestran más receptivos a hablar, reír, establecer contacto visual y realizar otras conductas positivas en presencia de animales como conejos, perros o cobayas. En el caso de Xena y Jonny los efectos curativos son mutuos y se multiplican a través de la red, llegando directamente al corazón de todos los que conocemos su historia.

No os perdáis este vídeo en el que Jonny, con su inseparable compañera sentada en el regazo, canta el tema de la película Toy Story 3 “Hay un amigo en mí” .

Fotos y vídeos: Linda Hickey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s